Mi bebé tiene 9 meses

Buenas…

El peque está grandísimo ya, ha cumplido 9 meses y ya hace un año y medio que está conmigo sin separarse nunca.

En este tiempo ha aprendido tanto que parece una esponja, absorbe todo y le encanta aprender cosas nuevas, me sorprende su capacidad y entusiasmo por sus logros diarios.

Ya gatea desde el mes pasado, aunque comenzó haciéndolo de una forma extraña: con una pierna doblada adelante y otra doblada por detrás. Así lograba avanzar bastante rápido hasta que hace unos días perfeccionó la técnica; ahora gatea y cada poco se sienta cogiendo cualquier cosa que encuentra por ahí. Le encanta buscar basura en los sitios más inverosímiles, (por ejemplo suele meter la mano debajo del sofá buscando alguna miga de antaño).

Come muy bien y tengo miedo de darle poca cantidad, porque en comparación con los hermanos que no comían nada, lo hace fenomenal; ¡si tiene rollitos y todo!

Reconoce su nombre, ha aprendido a decir mamá, chau, globo, nene y teté, que es su palabra favorita para referirse a su tetita, la que sigue tomando muchísimo. Le encanta, aunque para dormir la usa de chupete. Sinceramente esto no resulta muy bonito, porque tengo que estar tooooooda la noche en posiciones muy incómodas y poder descansar así es muy complicado 😦IMG-20160128-WA0001

También os cuento que mi querido bebé es un kamikaze: busca continuamente situaciones de peligro: le encanta descubrir enchufes, tocar cables, intentar lanzarse desde diferentes alturas, llevarse cualquier cosa pequeña a la boca… En fin, tengo que estar hiper pendiente todo el rato porque es un verdadero terremoto.

Le cuesta mucho conciliar el sueño, si no le apago la luz no se duerme y a la noche comienza a saltar como derrochando las energías que le quedan del día; nunca se duerme profundamente, es capaz de despertarse al pasar una mosca. También le cuesta dormir la siesta, puede dormir una o dos por día pero solo de media hora.

Sigue muchísimo a sus hermanos, se vuelve loco con los juguetes preferidos de ellos: los angry birds, Mateo busca continuamente cosas aptas que pueda morder y chupar, pero sólo quiere lo que tengan sus hermanos. También se divierte mucho tirando las torres que ellos construyen. Los sigue a todas partes, se ríe con ellos, los persigue gateando, es un terremoto que intenta imitarlos, debe pensar que él también es tan grande como ellos…

Al cumplir los 9 meses le ha salido su primer diente, (central inferior); aunque esto no era impedimento para comer, hacemos blw, prueba de todo, disfruta con la comida, come lo que quiere y lo hace estupendamente; ha tardado más de lo normal en salirle pero lo ha compensado porque hace un par de días le han salido los dos centrales superiores; ¡está para comérselo!

Se pone de pie cogiéndose de los muebles, sabe chocar la mano, le encanta Micky y bailar la mickydanza, ya se hizo amigo de su padre porque hasta hace poco solo quería estar conmigo y ahora también disfruta de su compañía.

Y más cosas: yo estaba preocupada porque tenía un ojo bicolor o como una mancha en el mismo pero lo hicimos ver y resulta ser un lunar, me han dicho que eso no lo tiene mucha gente y es un rasgo muy especial; y sí es que mi Luqui es así, único en su especie, jejejee, te adoro chiquiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiii!!!!!!!!!!!!!!!!

Una mamá babosa…

 

Anuncios

Mi bebé a los 8 meses ya dice papá, los 30 meses del mayor y más cosas…

Buenas…
Antes que nada perdón por desaparecer de esta forma pero tengo motivos importantes, aunque antes de hablar de mí prefiero hacerlo de mis bombones, que cada día están más lindos…
A Mateo le ha salido ya el cuarto diente, (primero los dos centrales de abajo, luego y casi juntos los dos centrales de arriba), así que cada vez que se ríe, que es muy frecuente, está muy gracioso!
A sus 8 meses ha aprendido ya a ponerse de pie, gatear, (aunque lo hace con una pierna encogida y la otra estirada), cogerse de lo que sea para estar de pie, jugar sentado bastante tiempo, tener equilibrio estando sentado sin caerse, robar tooooda mi comida porque quiere probarlo todo, gritar, balbucear sin parar, y decir mamá, teta, iki, (Mickey de quien está enamorado) y desde hace unos días…¡¡papá!! Y para comprobar que lo dice con sentido cada vez que lo expresa le pregunto dónde está y lo busca, hasta que le encuentra. Lo mismo hace con Mickey, con quien se vuelve loco al verlo, (además lo tengo por todas partes en casa ya que al mayor también le gustaba de pequeño); le encanta bailar la “Mickey danza” al escuchar la canción de despedida y se enfada de forma sobrehumana cuando le cambian la ropa, (del pañal ni hablar, es un terremoto y no se queda quieto ni un momento)…peques
Y el mayor…¡está para comérselo! Hoy me dijo que mi teta era su teta favorita, (obviamente sigue tomando) y me preguntó: “¿mami, vas a estar siempre conmigo?”, es un tierno conmigo y le adoro, pero la verdad que debería dedicarle más tiempo y jugar más con él, porque siento que me dedico más a su hermano…peques1
De todas maneras, con mi marido nos repartimos, él se la pasa jugando con Samu mientras yo me ocupo más de Mateo, así que somos un buen equipo.
Y yo ¿porqué estuve desaparecida? porque ayer rendí un exámen de Psicología, el primero después de 3 años que no me había vuelto a matricular, así que estuve estudiando dos semanas a full, mientras mi marido se quedaba con los peques al volver del trabajo. Los pobres se portaron muy bien y yo ya estoy más tranquila, por lo que actualizaré más seguido el blog.
Perdón una vez más y gracias por seguir visitándome, ¡que muchas veces no lo merezco!
Un besazo y buena semana!!!!!!!!!!!

Primeros dientes…

7 meses ya ha cumplido mi chiquitín y unos días antes de cumplirlos ha aparecido esa perlita blanca tan esperada…¡su primer diente! y solo unos días después ¡el segundo! Los dos centrales inferiores que hacen que su sonrisa sea aún más graciosa, ¡¡jejejeje!!

Esto me hace ver que mi principito ya se está preparando para poder comer de todo, además ya se mantiene gran tiempo sentado erguido y sin caerse, todo lo que significan logros y signos de autonomía muy importantes; ¡mi chiquitín se está haciendo grande!achupe

Sigue tomando la teta, (aunque a veces parece que toma más Samu que él), y cada cosa nueva que pruebo a darle le encanta, parece que adora descubrir nuevas texturas y sabores, lo cual me pone muy contenta, ¡creo que a él sí le gustará comer! Le encantan las galletas, pan, sopa y papilla de cereales, pero no le gustan demasiado los purés sino la comida troceada. Estoy intentando hacer que aprenda a comer en trocitos pero a veces se atraganta, (aunque siempre sabe salir solito del atragantamiento), pero esto me pone muy nerviosa. El también sigue siendo muy nervioso, por ejemplo si está comiendo algo y se le cae o también en el tiempo que pasa entre cuchara y cuchara se pone histérico y yo igual, así que los dos tenemos que aprender a tener paciencia.

Una de las cosas más sorprendentes de él es que desde antes de cumplir los 6 meses ya descubría la permanencia de los objetos, lo cual es raro para su edad, (la mayoría de los bebés pierden el objeto si se lo mueve o desaparece de su punto de vista, pero él cada vez que se le cae un objeto mira al suelo buscándolo y descubriendo dónde está). Estas son nociones de las que hablaba un psicólogo educativo suizo, Jean Piaget.comiendo

Y otra cosa muy curiosa del chiquitín: para dormir hasta hace un tiempo yo le cantaba canciones de cuna, le daba la teta y a veces lograba dormirlo, pero tuvo una época en la que no se dormía ni con música clásica y mi marido intentó con todo tipo de canciones hasta que encontró una de su época que le funcionó y lo durmió al instante: “Thunder” de ACDC, desde entonces, increíblemente se dormía con eso, que para mí era ¡horrible! pero muy eficaz… Aunque en estos días su padre ha probado otro método que también funciona y es trotar con Mateo en brazos, a veces hasta correr un poco…¡y se duerme en 5 minutos! Yo matándome con canciones dulces y tiernas y ¡a este niño le va el ritmo!

Es increíble este chiquitín, además ya se ríe con todos y tooooodo el tiempo, está súper gracioso; también ha aprendido a quedarse en otros brazos, eso sí, un rato, porque si se enoja el chiqui me lo pasan al instante, ¡da miedo verlo nervioso, se enfada muchísimo! y viene con mamá echando sus dos brazos e inclinando su cuerpo desesperado por estar conmigo y a mí en el fondo me gusta que me necesite, me gusta cogerlo y calmarlo al instante con mis besos, me gusta que siga siendo mi bebé, aunque ya tenga dos dientes y esté creciendo…

Todos son etapas y hay que aprovecharlas porque mientras son bebés somos sus héroes, sus hadas, su mundo entero; después ya se verá, pero nunca más será como ahora, así que ¡a disfrutarlo!