Rabietas y caprichos

Estoy agotada, triste y desesperada… Samu ha comenzado con rabietas desde hace un tiempo y cada día se van multiplicando. Hoy ya ha tenido dos.

Siempre es por tonterías: que no quiere ponerse la chaqueta, que no quiere ir en la silla, que tiene sueño y da mil vueltas para dormir hasta que se pone nervioso, que pide chocolate, caramelos o galletitas cuando tiene que comer la comida, en fin, por cualquier cosa sin importancia para mí, aunque para él parece lo más importante del mundo. Grita como un loco, llora, se tira al suelo y patalea y a mí a veces me da un ataque de nervios que me pongo casi igual que él para luego tranquilizarme e intentar calmarlo con montones de métodos: (a veces al ponerme histérica le grito, me enfado mucho con él, otras veces pongo música relajante, le doy besos y le hablo bajo para que se calme, o intento distraerlo con algún juego o lo llevo a la cama porque sé que tiene sueño, o aplico el horrible método de la “super nanny”, con el que no estoy de acuerdo porque me parece totalmente conductista: (dejarlo llorar y gritar hasta que se calme solo mientras paso olímpicamente de él)…OLYMPUS DIGITAL CAMERA

Pero hoy nada funcionaba, nada, aunque suelo tener una carta blanca de último momento, mis grandes aliadas, “las tetas”, dueñas del poder absoluto de calmar y tranquilizar a un niño. De verdad agradezco seguir con la lactancia, porque cuando ya no tengo nada que hacer, sin decirle nada, me levanto la ropa y él viene solito llorando hasta que logra empezar a succionar y generalmente se duerme y/o se calma en cuestión de minutos o segundos…

He leído bastante sobre el tema que hoy expongo y da para hablar mucho. Prefiero quedarme con lo que dice Carlos Gonzalez en la revista “El mundo de tu bebé”: “Una rabieta es una tormenta emocional que suele producirse en niños pequeños al no ser capaces de controlar su miedo o su ira, reaccionando con llanto intenso, pataleo, gritos, estirarse en el suelo o manifestando agresión, rechazando el consuelo en muchas ocasiones.” Parece que suele haber un desencadenante inmediato, pero eso es solo la gota que colma el vaso porque el niño ha estado aguantando negativas a lo largo de todo el día hasta que llega un momento que no puede más y reacciona desmesuradamente…

¿Qué podemos hacer? No perder la calma, evitar que aumente, (por ejemplo riñéndolo),  evitar que se haga daño y tener mucha muchísima paciencia, porque se supone que se le pasará en unos minutos…

Pues nada, esto resumiendo, pero sinceramente necesito mas consejos ya que hasta el momento sólo me sirve el de la teta que utilizo, aunque no creo que Samu siga mamando hasta los 3 o 4 años , edad en la que suelen ceder las rabietas, por lo que necesitaré más herramientas para calmarlo…

Vosotros, ¿que hacéis ante esto? ¿cómo reaccionáis?

Les dejo un enlace-canción sobre el tema, que me gustó y quiero compartirlo…

Anuncios

17 comentarios (+¿añadir los tuyos?)

  1. florenciabovio
    Mar 14, 2013 @ 01:28:38

    una buena opción? upa en brazos de la tía! pero como la tía está lejos y no se me ocurre otra mejor… abandono el comentario…jajaj! los adoro! los extraño!los quierooooo!!!

    Responder

    • gabriela
      Mar 17, 2013 @ 10:41:38

      Ojalá estuviéramos cerquita, al tener ayuda no me estresaría tanto y seguro que Samu ni tendría rabietas con tanta gente que se ocuparía de él…Tendré que aprender a tener mas paciencia… Un besito, cuña!

      Responder

  2. Silvina
    Mar 14, 2013 @ 14:33:45

    Las rabietas normalmente “menguan” a los 4 o 5 años , pueden continuan hasta los 8 años Y si el niño no tiene limites y los padres ceden a sus caprichos….vas a estar jodida muchos años…..

    Responder

    • gabrielabatisttini
      Mar 17, 2013 @ 10:49:10

      ¿Me lo dices por algo en especial? jejeje…
      Yo creo que tampoco hay que llenarlo de límites y no ceder jamás a sus caprichos, ningún extremo es bueno, pero ser un porquito flexibles de vez en cuando tampoco será tan malo si la educación que le damos está basada en el cariño, amor y respeto. Ya veremos con el tiempo…

      Responder

  3. felizenbrazos
    Mar 14, 2013 @ 21:45:44

    Mucha paciencia y mucho cariño. Hay libros sobre el manejo de laa rabietas, desde luego, con amor, yo también odio a la super nany, aunque todos a veces nos descontrolamos

    Responder

    • gabrielabatisttini
      Mar 17, 2013 @ 11:10:41

      Cariño sobra, la educación que le damos a Samu está basada más que nada en el amor, y paciencia he aprendido a tener más desde que soy madre, pero sé que aún me falta mucha, muchísima más; ¿cómo se aprender a tener aún más?, ¿se supone que cuando te pones nerviosa debes contar hasta un millón hasta tranquilizarte? Que difícil… Y con dos necesitaré estar aún más calmada…Pero estoy dispuesta a aprender…No me queda otra, jajajja 😉

      Responder

  4. Miércoles
    Mar 14, 2013 @ 21:56:17

    Pues en esto no tengo mucha experiencia, pero una cosa sí tengo clara: “mamá tranquila, bebé tranquilo” (y al revés). En tu caso eso va a ser muy difícil, pero intenta lo que puedas. Cuídate mucho, come los dulces que quieras, busca ayuda, duerme, sal con amigas… Si te sientes culpable (no deberías, pero eso no significa que no ocurra), recuerda que la maternidad y el matrimonio no son carreras de velocidad, sino de fondo y tu acabas de empezar. Tienes toda una vida para compensarles lo que creas necesario, pero ahora es imposible que no te sientas desbordada (y que el niño lo note).

    Por otra parte, una reflexión: el método de Super Nanny es el recomendado por la Sanidad escocesa (puse algo aquí: http://tinyurl.com/btjpy2g ). En sí no es conductista, lo que sí lo es es usarlo como solución universal para todas las rabietas. A veces lo mejor es que nos dejen en paz. De hecho mi hija a veces se larga a la cocina ella sola. Y yo me acuerdo de hacerlo con tres años sin que nadie me lo enseñase.

    Responder

    • gabrielabatisttini
      Mar 17, 2013 @ 11:35:08

      Gracias por los consejos, que me vienen muy bien, me siento contenida…
      Lo de mamá tranquila, bebé tranquilo será verdad, así que lo intentaré y aprenderé a contenerme, más que nada, porque no es un solo bebé el que debe estar tranquilo sino dos. Y si, creo que me hace falta salir un poco, porque estoy las 24 hs con Samu y a veces me siento agotada; pero es difícil desprenderme de él, (voy con él a todas partes), aunque seguro que hacer algo para mí, (como ir a yoga o a natación) me haría muy bien, a ver si me animo…
      Puff! y lo del método ese de dejarlos llorar, patalear y gritar hasta que se le pase solo no va mucho conmigo, (aunque lo he intentado algunas veces pero me da pena y muero en el intento); creo que no es ni blanco ni negro, que hay matices y que hay que evaluar cada situación a cada momento, supongo que algunas veces tendremos que ser flexibles y otras saber poner los límites, ¿no?
      ¡Esto de ser padres es más complicado! aunque supongo que todo se aprende con el tiempo…
      ¡Un besito, guapa!

      Responder

      • Miércoles
        Mar 18, 2013 @ 14:09:24

        De acuerdo en todo.

        Además, creo que es muy fácil ponerse a dar trucos y consejos, pero yo me veo en tu situación y ME MUERO (metafóricamente hablando). Lo que estás pasando es durísimo y es lógico que pierdas la paciencia, que el niño tenga rabietas, etc.

        La natación parece muy buena idea, sobre todo embarazada. Podrías incluso hacerla coincidir con una siesta de fin de semana y así cansar al padre menos. Creo que el yoga puede ser más complicado porque para darlo a embarazadas aquí al menos hace falta una licencia especial y no todos los profesores la tienen.

        Realmente lo de supernanny lo decía por otro motivo: hablas de criar con amor y respeto. Para que haya respeto tiene que haber entendimiento y para eso hay que estar receptivos. Mis dos enemigos en ese aspecto son el estrés y el sentimiento de culpa. El comentario de que te cuides va relacionado con lo primero, el de Supernanny con lo segundo. Nunca está tan claro qué es lo mejor para el niño y a lo mejor te torturas por algo que no tiene tanta importancia como parece, o que incluso podría ser bueno.

      • gabrielabatisttini
        Mar 23, 2013 @ 10:09:12

        Hola maja! A ver si ya empiezo a hacer algo porque el tiempo se me viene encima y cada vez falta menos…
        Y respecto a lo otro que dices estoy de acuerdo, aunque para mí, el enemigo de estar receptivo es estar deprimido, y de eso, por suerte, no tengo nada. El estrés en pequeñas dosis hasta es bueno, porque es una respuesta del organismo ante situaciones que se perciben como amenazantes; pero eso claro, en su medida, es como una defensa; en cambio, si ya no puedes controlarlo, puede derivar en un ataque de ansiedad. Y gracias a Dios, no llego a eso, por eso digo tantas veces que necesito aprender a tener mas paciencia…
        Y lo del sentimiento de culpa es verdad, quizás me torture por algo que no se hasta donde puede ser tan malo, la verdad que ya he probado de todo y ahora mismo estoy mas tranquila porque Samu lleva varios días relajado, así que seguiré con tu lema: “mamá tranquila, bebé tranquilo”…

  5. Maria
    Mar 22, 2013 @ 15:21:57

    Como te entiendo. .. lo que pasa que yo ya he aprendido a llevar a mi peque, aunque me ha costado mucho, he llorado de impotencia alguna vez, he sentido angustia al no saber que hacer en ciertos momentos, pero por fin he conseguido controlar en parte esas rabietas.
    Te cuento mi experiencia,por si de algo te puede valer aunque ya se sabe que cada niño es un mundo.
    Hugo empezó muy temprano con las rabietas, en cuanto empezó a andar. Cuando quería algo y le decía que no, le daba por darse coscorrones en el suelo, o cogia carrerilla para toparse en la pared. Al principio terminaba accediendo porque me daba miedo verle así, hasta que un día dije, hasta aquí. Si mamá dice que no es que no, sin más. Y se daba golpes, y no le hacía caso(aunque puedes comprender lo mal que lo pasaba) . Fijate lo inteligentes que son, que con 16 meses, le regañaba cuando se subía al sofá y se bajaba a darse golpes al suelo, y como estaba la alfombra, sus golpes con la cabeza en el suelo no hacia ruido, así que se ponía un metro más adelante para que sonara el golpe en el suelo. .. hasta que él ha visto que es lo que yo diga.por supuesto cuando le daba la rabieta, aprendí a no hablarle y a no darle explicaciones en ese momento porque se ponen más nerviosos. Después De La rabieta, ya le explicaba, con calma y sin reproches. Le alababa su actitud calmada. Y por supuesto, yo con actitud calmada durante su rabieta y ya verás como empezará a canalizar su energía. Además tu ya sabes que todo son etapas, y que todo pasa, siempre y cuando sepas marcarle el camino.

    Responder

    • gabrielabatisttini
      Mar 23, 2013 @ 10:25:26

      ¡Hola María! Bienvenida al blog y muchas gracias por contarnos tus experiencias.
      Dios…comprendo que debe haber sido super difícil para ti vivir esas situaciones, pero has sabido llevarlo de maravilla…
      A mí me desespera no saber qué hacer en ese momento y encima lees de todo: que hay que dejarlos llorar, patalear y gritar sin inmutarte, que están probando hasta donde puedes llegar, que están intentando manipularte, que si lloran es porque están sufriendo; en fin, creo que cada uno debe hacer lo que le dicte su corazón, porque las madres solemos tener algo así como un consejero interior que nos dice que sería más adecuado en cada circunstancia y supongo que también depende del niño, porque no para todos valdrá el mismo método. A mí me sigue funcionando lo de sacar la teta sin decirle nada y él nervioso se va acercando poco a poco, diciendo “tetita no” hasta que llega, se pone a chupar y se tranquiliza como por arte de magia. Aunque es un método para hacer solo en casa, porque no creo que pase desapercibida si saco las tetas por la calle y me quedo así tan tranquila, jejejjee!!!!
      ¡¡¡Gracias por tus comentarios!!!!

      Responder

  6. Maria
    Mar 22, 2013 @ 15:47:30

    Después de leer tu comentario en el que dices que estás todo el día con él, yo también he estado así hasta no hace mucho, y Hugo tenía una mamitis. .. ha habido temporadas en las que cocinaba con él, me duchaba con él, e incluso he estado sentada en el water con él. .. hasta que empecé a notar una presión en el pecho… Era ansiedad. Desde que nació no me había separado de él, lloraba solo de pensar en ese momento, hasta que pensé (sobre todo por él), que era hora de ir a la guarde(solo 3 horas). Y no te lo creeras, pero ha supuesto un cambio enorme para ambos. Él está más relajado, yo también… y lo mas importante es que he establecido rutinas, mejor dicho, se han establecido solas.Duerme sin tener que estar hasta las 12 o 1 batallando con él . No habia manera. Ni tomándole, ni poniendo la tele, ni contándole cuentos… empezaba a dormirle super cariñosa pero terminaba histérica, sin gritar, ni dejarle solo, puedo estaba ida, porque él no estaba cansado pero yo si. ..mucho…
    Ahora el tiempo que pasamos es de calidad, porque antes estábamos juntos pero buena parte del día batallando, y el pobre detrás mio para que le tomara, pero hay que hacer la comida, la limpieza. ..y ahora sin embargo todo el tiempo que estoy con él es para prestarle atención.Cómo estaría ,que pensé que no me veía capacitada para volver a ser madre, cuando siempre he estado en contra de que hubiera gente que solo tuviera uno. ..y ahora sin embargo estamos pensando en traerle un hermanito ya!

    Responder

    • gabrielabatisttini
      Mar 23, 2013 @ 10:45:34

      Uy, que identificada me siento!! Con Samu también hago todas esas cosas que tú hacías con Hugo y también me pone muy nerviosa separarme de él aunque sea por una hora que se va con su padre al parque…
      Yo sé que ir a la guarde le ayudaría a establecer rutinas y nos hace mucha falta, pero suelo poner en una balanza los pros y contras y hasta ahora me resultan mas cosas negativas que positivas, eso a mi juicio, que seguro que es muy subjetivo, (no puedo ser objetiva al estar tan implicada).
      Me haría falta hacer cambios, porque el peque todavía toma la teta y duerme con nosotros en la cama y en poco mas de dos meses tendremos a Mateo, (no sé cómo lo voy a hacer con los dos), así que sé que el momento para hacer cambios es ahora y no cuando esté su hermano para aumentar sus celos, pero todavía no doy el paso y el tiempo se me viene encima.
      Aunque decida no llevarlo a la guarde, tienes mucha razón en que el tiempo que debe pasarse con ellos sea de calidad, porque yo a veces estoy tan cansada que hasta me cuesta ponerme a jugar. Pero tendré que hacer como las madres de nuestra época, que han podido con todo. Mi madre ha podido con 4 hijos, las tareas del hogar, etc, etc, (con mi hermano mayor nos llevamos 14 meses y creo que no hemos salido tan mal, jejeje) y es una madraza a la que le debemos todo…
      En fin, aún no me siento preparada para desprenderme de él, aunque me gustaría que antes de empezar el cole pudiera pasar un tiempo por la guarde para irse familiarizando con los cambios y que no lo pille tan desprevenido.
      Me ha servido mucho lo que me cuentas y te animo a seguir comentando, siempre los puntos de vista de los demás nos ayudan a ver cosas que de otra forma se nos pasarían por alto.
      ¡¡¡¡Un abrazo!!!!!

      Responder

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: