30-31 semanas de embarazo…

Buenas, ya estoy en los 7 meses de embarazo y estoy contenta…

Pero como soy una quejosa ya me quejo de tener que caminar haciendo equilibrio, siento que me ha cambiado el centro de gravedad y es una sensación extraña, quizás tenga que ver que engordé algo más de 10 kilos y me siento como una ballena.

He empezado a sentir acidez por la noche, cuando como me hincho demasiado y me siento a punto de explotar, además a veces Tomás me pega muy fuerte y siento como me machaca los órganos o la vejiga, en fín, estar en el tercer trimestre de embarazo es lo que tiene, el cuerpo empieza a pesar mucho y eso tiene sus consecuencias.

Igual lo llevo fenomenal, aunque cada vez me cuesta más dormir y me siguen creciendo las ojeras es algo a lo que ya estoy acostumbrada, pero el cansancio se apodera a diario de mí y si pudiera estar tirada en el sofá todo el día lo haría con gusto, porque es lo que me pide el cuerpo.

No puedo dejar de comer y no tengo ni un antojo porque cada cosa que quiero la tengo, es otra cosa buena que tiene España que al estar barata la comida puedo darme todos los gustos, así que son todos los sitios que venden alimentos los “culpables” de mi aumento de peso y yo no, claro, jejeje…

Tomás está fenomenal, ya pesa casi 1,900 kg y me he hecho la última eco 5d del paquete que teníamos. Lo hemos visto sonreír y sacar varias veces la lengua, aunque ya a esta altura el bebé está tan grande que suele pegarse a la placenta y no se puede ver tan nítido.

He tenido gastroenteritis y tuve que ir a urgencias porque estaba empezando a deshidratarme. Eso es un riesgo, (podría desencadenar un parto prematuro), así que hay que evitarlo bebiendo liquido como sea, de todas formas me dieron un “chute” de suero y glucosa que me dejó como nueva.

Mi estado anímico sigue fluctuante, un rato estoy feliz y al momento siguiente me enfado por cualquier cosa, eso sí, triste por suerte no estoy. Me gustaría ser menos histérica porque grito mucho en casa y no me gusta hacerlo, pero me resulta casi imposible poder evitarlo.

Samuel sigue encantado con el embarazo, él nunca se ha puesto celoso de ningún bebé y dice que quiere seguir teniendo hermanos, me vive dando besos en la panza y le habla a cada rato a Tomy, todo el día está pendiente de sus movimientos…

Sigo dando teta a Lucas y me pide muchas veces. Mateo ya se ha destetado aunque de vez en cuando me pide, pero se le ha olvidado como succionar así que ya no le sale y se conforma igualmente. Es increíble que de un momento a otro puedan perder la práctica, me sorprende, lo siento por él, pero sinceramente me siento aliviada porque tengo mucho dolor en los pezones y no estoy dando la teta a gusto, además no me veo otra vez en un tritándem…

Pues nada, la verdad es que el tiempo pasa y los peques crecen, ya en unas semanitas tengo a mi bebote en mis brazos…

30-31 semanas de embarazo

Buenas…Aquí estamos, ya en la recta final, se supone que he pasado el 75% del camino y que quedan 10 semanitas, aunque mi ginecólogo particular me dice que como suelo tener amenazas de parto prematuro, puede que Lucas quiera nacer en la semana 34…

Lo peor de esta semana es que me he cogido una gripe terrible, la que tenía Samu, claro. Y pensaba que estaba siendo fuerte porque en ninguno de los embarazos me enfermaba pero fue decirlo y ¡ empezar a sentirme mal! Nunca hay que cantar victoria antes de tiempo…He tenido fiebre, pero sólo hasta 38º, tengo catarro, angina, dolor e hinchazón en las encías, en fin…Y eso no es todo, también he tenido varios episodios de gastritis, esofaguitis, acidez, estomago pesado, (aunque coma poco parece que comiera muchísimo)…

Es que hay que tener en cuenta que todo cambia cuando estamos embarazadas, todos los órganos cambian de sitio, el estómago sube, por lo que es normal que haya menos espacio para la comida y que al estar más arriba produzca acidez constante.30semanas

También he tenido un dolor eventual en el ovario izquierdo que me deja como paralizada, pero el gine me ha dicho que es imposible porque ya no tengo los ovarios donde yo creía… Empecé con dolor y endurecimiento de los gemelos, (como en el embarazo anterior), se me quedan como “trabados”, al estar mucho de pie, es una sensación rara.

Respecto a Lucas está terrible, yo creo que es el que más se mueve de todos los embarazos que he tenido. Además, cuando me siento o acuesto de determinada manera que parece no gustarle realiza movimientos bruscos, como diciendo: “mamá, así no quiero”. También es muy gracioso cuando tiene hipo, lo que ocurre todos los días y me doy cuenta porque son movimientos rítmicos continuos. La panza se me mueve según donde ponga el pie, manos, cabeza o culete, la verdad es que me resulta asombroso presenciar esas ondulaciones en mi barriga que me hacen dar cuenta que él está ahí dentro, bien vivo y contento. Ahí les dejo unas imágenes de su carita que hicimos en la 4d de la semana 26. ¡Una pasada poder verlo en directo!Lucas (2)

Me hice otra eco la semana pasada y ya mide 40 cm y pesa nada más y nada menos que…¡1836 kg ! así que es un gordito, pero esto siempre me pasó con todos, siempre me dijeron que al llegar a la semana 40 pesarían más de 4 kilos, pero como nunca llego… 😦

Tengo contracciones constantes apenas salgo a caminar, pero parecen que son las preparatorias, (van preparando el cuello del útero) y no son efectivas, pero aún así me da cosita…

He engordado 12 kilos y voy igual que en el embarazo de Mateo, han intentado ponerme a dieta dos veces pero me cuesta muchísimo poder hacerlo.          Y lo peor de estas semanas es poder dormir normal, hace años que no puedo descansar una noche entera, siempre los niños  terminan viniendo a nuestra cama y se me pone uno de cada lado, (Samu se despierta un par de veces, aunque si está malito muchas más y Mateo sigue en su línea de no dormir o de despertarse cada media hora llorando y gritando enfadadísimo), cosa que aún no entiendo y no me parece normal.

Por todo esto estoy demasiado cansada, ya no tengo casi energía y mi animo está muy fluctuante. Tengo miedo que por el estrés Lucas quiera nacer antes, intento ir a yoga pero cada vez que llega la hora y el día encuentro una excusa para quedarme en casa. De todas formas quisiera ver si esta vez puede resultar diferente, deseo con toda mi alma tener un parto natural, no inducido, sin epidural, pero para eso tengo que seguir trabajando mis miedos a la hora de parir. He pensado en contratar una doula, aunque ya queda tan poco tiempo que no se si tiene sentido…

Lo que queremos o debemos hacer es conseguir alguien que nos eche una mano, aunque sea un par de horas diarias, porque yo ya no puedo más, hay días que siento que es demasiado para mí. No se ni donde buscar, porque quisiera alguien que sepa cuidar de los niños con una sonrisa permanente y que les haga jugar y cansarse, pero a ver donde consigo una persona de confianza con esos requisitos y mil más, ¡es que mis hijos no los puedo dejar con cualquiera!

Y por hoy nada más, en este post van montones de palabras cargadas de preocupaciones, ansiedades y nervios, ya sé que no estoy muy alegre últimamente pero supongo que se trata de esa mezcla explosiva entre hormonas y estrés que me dejan nock-out…

¡Un beso a todos y gracias por leerme!