30-31 semanas de embarazo…

Buenas, ya estoy en los 7 meses de embarazo y estoy contenta…

Pero como soy una quejosa ya me quejo de tener que caminar haciendo equilibrio, siento que me ha cambiado el centro de gravedad y es una sensación extraña, quizás tenga que ver que engordé algo más de 10 kilos y me siento como una ballena.

He empezado a sentir acidez por la noche, cuando como me hincho demasiado y me siento a punto de explotar, además a veces Tomás me pega muy fuerte y siento como me machaca los órganos o la vejiga, en fín, estar en el tercer trimestre de embarazo es lo que tiene, el cuerpo empieza a pesar mucho y eso tiene sus consecuencias.

Igual lo llevo fenomenal, aunque cada vez me cuesta más dormir y me siguen creciendo las ojeras es algo a lo que ya estoy acostumbrada, pero el cansancio se apodera a diario de mí y si pudiera estar tirada en el sofá todo el día lo haría con gusto, porque es lo que me pide el cuerpo.

No puedo dejar de comer y no tengo ni un antojo porque cada cosa que quiero la tengo, es otra cosa buena que tiene España que al estar barata la comida puedo darme todos los gustos, así que son todos los sitios que venden alimentos los “culpables” de mi aumento de peso y yo no, claro, jejeje…

Tomás está fenomenal, ya pesa casi 1,900 kg y me he hecho la última eco 5d del paquete que teníamos. Lo hemos visto sonreír y sacar varias veces la lengua, aunque ya a esta altura el bebé está tan grande que suele pegarse a la placenta y no se puede ver tan nítido.

He tenido gastroenteritis y tuve que ir a urgencias porque estaba empezando a deshidratarme. Eso es un riesgo, (podría desencadenar un parto prematuro), así que hay que evitarlo bebiendo liquido como sea, de todas formas me dieron un “chute” de suero y glucosa que me dejó como nueva.

Mi estado anímico sigue fluctuante, un rato estoy feliz y al momento siguiente me enfado por cualquier cosa, eso sí, triste por suerte no estoy. Me gustaría ser menos histérica porque grito mucho en casa y no me gusta hacerlo, pero me resulta casi imposible poder evitarlo.

Samuel sigue encantado con el embarazo, él nunca se ha puesto celoso de ningún bebé y dice que quiere seguir teniendo hermanos, me vive dando besos en la panza y le habla a cada rato a Tomy, todo el día está pendiente de sus movimientos…

Sigo dando teta a Lucas y me pide muchas veces. Mateo ya se ha destetado aunque de vez en cuando me pide, pero se le ha olvidado como succionar así que ya no le sale y se conforma igualmente. Es increíble que de un momento a otro puedan perder la práctica, me sorprende, lo siento por él, pero sinceramente me siento aliviada porque tengo mucho dolor en los pezones y no estoy dando la teta a gusto, además no me veo otra vez en un tritándem…

Pues nada, la verdad es que el tiempo pasa y los peques crecen, ya en unas semanitas tengo a mi bebote en mis brazos…