Sola con un bebé…

Buenas! Estoy sola con Samu. Mi marido ha tenido que viajar de urgencia a ver a mi suegro, que está grave. Nos avisaron anoche, por lo que no hubo demasiado tiempo para pensar, así que esta mañana se ha ido en tren y hoy ha estado todo el día en el hospital donde está ingresado.
Ahora ya se encuentra mejor y yo me siento fatal por no haber ido con él.
Hemos decidido entre los dos esperar un poco a ver cómo evoluciona, para no exponer al bebé ni al mal tiempo que hace en el norte ni a los virus que puede haber en un hospital, así que no me queda más remedio que esperar.
La noticia de mi suegro, a quien quiero mucho y escuchar y ver a mi marido tan mal me ha dejado sin fuerzas…
Aunque esta tarde ha venido mi amiga de toda la vida, Silvina, a echarme una mano con Samu, ¡gracias, Sil! y gracias a eso he podido ducharme, bañar al bebé, prepararle sus comidas, pero ahora sigo sola y me doy cuenta lo difícil que es todo al tener un bebé tan pequeño y dependiente; quizás yo sea la culpable de haberlo acostumbrado tanto a los brazos, pero ya no puedo volver atrás y hacer otra cosa, ni quiero, Samu es feliz así y yo también, aunque sea mas cansador. ¡Cómo me gustaría ser un pulpo y tener más brazos para hacer las cosas!…
Comprendo a la perfección a quienes hayan elegido o les haya tocado estar solas, es duro…
Ojalá el sistema social actuara como en los países nórdicos, ofreciendo retribuciones económicas a las madres que elijan estar al cuidado de sus hijos, porque antes que nada y después de todo, ellos, los hijos, son el futuro de un país, por lo que si se tuviera esto en cuenta tendríamos un porvenir mejor.
¿Ustedes que opinan?