“Mi niño no me come”

Así se titula uno de los libros clásicos más leídos de mi pediatra favorito, Carlos Gonzalez.
Y así es la frase que yo podría decir de Samu: Mi niño no me come, o mejor dicho: no come, porque lo que es a mí sí que lo hace, ¡jajajaja! Se la pasa tomando teta, que es casi lo único que come…
El flaquín sigue pesando 8 kg, (percentil 3), aunque de altura está perfectamente, la última vez que le medimos era 75 cm, (percentil 50).
Y el problema que me desespera es que no le gusta nada, no quiere nada y ahora come la mitad que antes, es decir, una miseria. Antes se comía unas 30-40 cucharaditas y ahora su media diaria son 15. Ya se que a esa edad la mayoría de los niños comen menos porque ya no tienen que engordar lo mismo que durante el primer año, que deberían triplicar su peso, (de 1 a 2 años sólo pueden engordar un par de kilos).
Ya me leí dos veces el libro que les cuento y aprendí un montón, (ahora lo estoy leyendo por tercera vez), porque quiero algo que justifique el no comer de Samu.
Él está feliz de la vida, es un niño sano, alegre, dulce, vivaz, muy listo, por lo que no creo que tenga problema alguno, pero, por si acaso, la pediatra le mando una analítica y un análisis de heces, todo salió bien, pero me recetó vitaminas y un estimulante del apetito que se lo tengo que dar varias veces por día y lo escupe, le da asco, por lo que me resulta muy difícil lograr que lo tome.
Los purés, come eso, unas 15 cucharadas pero de las pequeñas, luego, a veces, un poco de yogur, pero solo si se lo doy a él para que haga desastres y guarrerías…
Y toma mucha teta todavía, ¡y le encanta!
Es imposible pensar en quitársela cuando viene, me levanta la camiseta y grita: ¡Teta! y al verla es como si viera la octava maravilla del mundo con lo contento que se pone. (Y yo también, porque nadie hasta ahora me las había admirado tanto, jajajaja)…
Luego dice otra y toma la otra y mientras toma una me acaricia la otra, pero todo el tiempo está con las dos…Toma cuando tiene hambre y cuando quiere dormir, pero esto es varias veces al día…¡y a la noche!
No se que más hacer, le gusta comer la comida de los grandes, lo que comemos nosotros y yo le doy de todo, pero lo prueba y muchas veces lo escupe, ya odia la fruta y las papillas, biberón jamás, pero si le doy un helado…¡se lo come todo!
Los gusanitos también le gustan, las costillas de cerdo las chupetea y como ahora ya no quiere comer galletas, (que antes comía), le pongo un poco de dulce de leche, (como buena argentina) y eso sí, se relame de lo lindo.
Este nene es un listo, solo le gusta lo rico…
Yo lo pongo en la trona, le preparo su puré y le dejo trocitos pequeños de su comida y de la mía para que vaya cogiendo solito, mientras yo como y le voy dando algo de su puré. Pero no es suficiente. Le habían dado hierro, pero era terrible hacer que lo tomara, la verdad es que sabía asquerosamente), así que ya no sé que más hacer…
¡¡Denme consejos, porfavor!!

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: