Crónica de mi parto

¡Buenas, queridos seguidores!

Hoy es 26 de mayo del 2017. Estoy en mi 38+5 y hace una hora he entrado en paritorio. A ver si llego a contarlo todo antes que venga Tomás …

El domingo pasado tenia mucho flujo y me sentía como mojada, así que me hice un test casero, (llamado “All sense”) que detecta perdidas de liquido amniótico y salió una pequeña marca azul que supuestamente significaba positivo. Por lo que fui a urgencias para que me confirmarán o no el tema. Después de 2 amnisures , (test que utilizan en los hospitales por el mismo tema), ecografía,  monitores y dos exploraciones dolorosas el resultado fue negativo, así que me enviaron a casa.

Supuestamente el líquido estaba bien, (he de decir que la exploración me dolió mucho y pensé que podrían haberme realizado la maniobra de Hamilton sin decirme nada al verme tan apurada y ansiosa por tenerlo)…

El miércoles siguiente fui a mi ginecólogo particular y le pregunte acerca de dicha maniobra habiéndome asegurado la noche anterior de informarme y leer absolutamente todo al respecto.

El me lo había hecho con Samuel, así que me exploró,  y me dijo que el bebé ya pesaba 4 kilos y que eso era simplemente una ayuda para acelerar las contracciones y el trabajo de parto, así que por mi cabeza loca que nunca he aprendido a esperar, le dije que me lo haga. Me dolió bastante y al irme más,  tuve contracciones dolorosas pero no suficientes como para volver a urgencias.

Además desde el lunes pasado, justo al día siguiente de la exploración en el hospital, empece a echar el tapón mucoso y el tema es que no había parado de echarlo hasta hoy. Cada vez era más cantidad, mezclado con algo de sangre y cierto dolor de regla, así que volví a urgencias.

En cuanto me exploraron y volvieron a hacer el amnisure dio positivo, la fisura en la bolsa estaba confirmada…

Saberlo me dio una angustia tremenda por temor a que ocurra algo malo, (con Mateo me había pasado).

Me ingresaron y lo de siempre: antibiótico de alto espectro: (augmentine), por riesgo de infección, paritorio para intentar dilatar, rotura de bolsa a las 15hs y goteo de oxitocina…

Empieza el dolor…

Me conozco todo esto de memoria, comienzo sonriendo y luego termino pidiendo a gritos que me lo saquen, mi cara va haciendo una transformación hasta que doy miedo, ja ja ja! !

Son las 16:03, las contracciones son cada vez más seguidas y siento el líquido caliente que no para de salir…

Otra vez toca inducción y solo siento culpa por no haber sabido esperar, pero por otra parte ya es hora de poder conocer, abrazar y ver a mi niño.

Poder ponerle cara al fin y tenerlo entre mis brazos. ..

..16:50 hs Las contracciones son cada vez más fuertes y seguidas, según el monitor han llegado al 117 y ¡cada 5 minutos! Mi cara ha empezado a cambiar, de relajada casi sonriente a cara de jodida por el dolor…

17:30 malditas contracciones, son cada 2 minutos y llegan hasta 127 , voy a pedir la epidural, no tiene sentido aguantar el dolor, este invento es para que las mujeres no sufran y  yo no tengo porque ser masoquista. ..

La anestesista me puso la epidural a las 17:55, gracias a Dios no pasó lo de cuando nació Lucas, (me pincharon un vaso y la anestesia se estaba yendo al torrente sanguíneo), todo ha ido bien así que ahora toca relajarme y esperar…

1845: así Sí que mola , ya no duele nada y siento que el bebé va bajando…Aunque me han explorado y sigo con 3 cm pero el cuello está blando…

1930: siento la cabeza del bebé acercarse a la salida, siento la estrechez y la dureza, se va acercando a la meta… Me exploran y…¡estoy completa!

¡Ya es hora de conocerte pequeño!

Traen un espejo gigante para que yo vea mi propio parto, comienzo a tomar respiración y a empujar, me agarro con fuerzas a la silla de parir y pongo todas mis fuerzas hasta que se me termina el aliento,  vuelvo a coger aire y otra vez…

Veo como se abren mis partes, como se acerca él, siento como la apertura se hace más grande, veo hasta un intento de Tomás por volver dentro pero ya no es momento y sigo empujando hasta ver su cabeza, lo toco y tengo más fuerzas para poder al fin tenerlo, tomo mucho aire  y lo echo con una gran fuerza que lo mueve y lo saca de adentro. ..

Ya te veo, ya te agarro, ya te tengo, ya no te suelto…

Pido el corte tardío de cordón,  me lo dan en cuanto lo sacan y ya puedo olerlo, sentirlo, darle besos…

El milagro de la vida una vez más tengo…

Tomas pesó 3,950 y midió 50 cm, es un gordito precioso y ya estoy loquita por él. ..

Por decir algo más : creo que es muy duro el último mes de embarazo y más duro un parto pero no deja de ser el momento más increíble que puede vivir una mujer… La experiencia más grandiosa que nos ha dado la naturaleza…

 

 

 

 

 

Anuncios

Crónica de un parto inducido

26/04/2015-00:30 am Estoy de 38+4 semanas. Hoy he tenido varias contracciones bastante dolorosas. Ayer estuve caminando mucho por un parque y parece que es verdad que el ejercicio estimula, me encuentro algo extraña…                                        02:00 am: Estoy nerviosa y últimamente cuando me pongo así se me sube la tensión. Tengo 140/100 y en el hospital me habían dicho que con 140/90 ya tendría que volver a urgencias, por eso decido ir a consultar por si acaso…Mi hermana que gracias a Dios está en casa se queda con los nenes y vamos con Vicen al hospital.

Me toman la tensión: 130/85, no está mal aunque es algo alta para mi presión habitual. Me llevan a planta de obstetricia. Me revisan, en la exploración me dicen que estoy de casi 3 cm dilatada y con el cuello “favorable”, me ponen monitores y tengo pocas contracciones importantes.

Mi hermana me ha avisado que los peques están histéricos, especialmente Samuel, Mateo es más fácil para convencerle pero Samu sólo se suele dormir conmigo…¡Que nervios! Vicen se volverá a pasar la noche con los niños y mi hermana viene conmigo. Me han dicho que me dejarán ingresada a ver si me pongo de parto sola, sino me lo inducirán mañana.

Inducir…palabra que detesto, nada más antinatural que provocar y obligar un acontecimiento que debería venir solo…

He leído que un parto inducido sin suficientes justificaciones médicas es denunciable. Considero que una tensión que sube en mínimas ocasiones, (me he controlado muchas veces y siempre era normal, no he tenido preeclamsia), no parece motivo suficiente para inducir, pero esto parece depender del criterio del médico de turno…

05:00 am Me han puesto monitores más de una hora y todo bien. Me ha dicho una matrona que mañana cuando cambie el turno de la doctora se puede hablar con ella para ver si podría dejarme ir a casa con mi consentimiento. No se qué hacer… Me da tanto miedo que se complique de alguna forma y estando aquí estoy tan controlada que no se…

08:30 am Me han traído el desayuno y la doctora aún no ha cambiado el turno. La enfermera me dice que por criterio de la misma doctora, (tener episodios con la tensión al límite, el cuello del útero favorable y estar así dilatada lo mejor es que me induzcan el parto), pero que le diga lo que opino porque tendrían que pasarme a la sala de partos cuanto antes; no hay tiempo para decidir, le pido que me dejen caminar un rato para ver si dilato más y me dan media hora. Comienzo a caminar por un pasillo larguísimo como si se tratara de una maratón, me dan algunas contracciones y no le hago ni caso al dolor,¡necesito ponerme de parto ya!

Ni rezar, ni correr, ni caminar, ni pedirle a Lucas que salga ya, nada funciona… Vienen a hacerme un enema aunque no es obligatorio y les pido que esperen, que voy a hacer sin eso, (al menos el ejercicio ha servido para algo), lo consigo, por lo menos no todo será inducido, jejejeje!!

11:00 am Me pasan a paritorio y me dejan un rato con monitores, sigo dilatada de 3 cm, no hay avances. Me rompen la bolsa y  ponen oxitocina aunque en dosis muy baja, (6), comienza el dolor…

13:30 pm: Me van subiendo la dosis de oxitocina, menuda porquería, cada vez duele más…Ya estoy dilatada de 4.

15:00 pm: Me han subido la dosis a 24. No puedo más.Los dolores no son soportables, voy a pedir la epidural. Llevo 4 horas aguantando pero este dolor no es natural, sino lo intentaría más…

¡Porfavorrr , por Dios, que me pongan ya la maldita epidural! Le pido a mi marido que no se le ocurra hacerme más hijos, estoy desesperada…

16:30 pm: El dolor es insoportable. Han venido a ponerme la analgesia. Les lleva 20 minutos ponerla y al menos media hora para que haga efecto. Me tienen que pinchar cuatro veces, han dado en un vaso y me dice la anestesista que puede resultar muy peligroso si la analgesia va al torrente sanguíneo. Lindo momento para decirme semejante cosa, estoy muy asustada y entregada, ya paso de todo, siento que estoy como en otro sitio escuchando de lejos y que ahí sólo está mi cuerpo, mi cabeza está en otra parte, el dolor es tan grande, las contracciones cada minuto, el momento insoportable…

Mi hermana y mi marido luchaban por estar en el momento del parto, pero al final prefiero que los peques estén con su padre al que adoran con todo su ser así están más tranquilos, así que mi hermana me acompaña en este momento…

17:00: aún no me hace efecto la epidural y se me duerme el pie derecho, me hacen un montón de pruebas porque la anestesista casi la caga. Yo había avisado a la matrona que en cuanto me pongan la analgesia, me pondría de parto enseguida. Empiezo a sentir fuerza para pujar y que la cabeza de Lucas se me está por salir, el dolor y la sensación es increíble, grito, llamo, ¡que vengan, que se me sale! Llega la matrona, me dice que es mi sensación, pero que me explora por si acaso…

17:05 pm: la matrona se sorprende muchísimo porque resulta que estoy completa. Lucas ya viene. ¡A pujar! Fuerza con cada contracción, descansar, pujar, fuerza, dolor, cansancio; no puedo más, pero tengo que hacerlo, un poco más, siento que mi cuerpo se divide, que es mi propio cuerpo el que se me sale pero no, es el peque, es él que ya viene…

17:18 pm: Nace mi tercer niño vivo y es precioso. Me lo ponen en el pecho y todo el dolor desaparece como por arte de magia. Me dan unos puntos porque he tenido un desgarro, esperan la salida de la placenta, dudan si me queda algún resto. Siento todo lo que me hacen; la epidural no ha llegado a hacer ningún efecto, pero todo el dolor se transforma en nada porque ya tengo a Lucas en mis brazos.suprimertrago

Llora, respira, lo lleno de besos y lo pongo a la teta, tarda un rato y se queja pero acepta. ¡Siento mucho que te sacaran de ese lugar perfecto, pero ya tenía tantas ganas de tenerte conmigo!dulcebebe

Te amo Lucas, recién te conozco por fuera pero te he llevado conmigo todo este tiempo, te quiero demasiado. El amor se multiplica y se quiere a todos los hijos por igual…primerdiadevida

Mides 50 cm y pesas 3,500 kg, , el segundo momento más emocionante es cuando después de dos horas me sacan en la camilla para ir hacia la habitación y papi con tus hermanos esperan ansiosamente para poder verte. Ese momento único quedará grabado en mi cabeza por siempre. Los dos te quieren dar besos, están contentos…

Yo estoy cansada pero feliz, ya ha pasado todo y te tengo aquí.

Nota: Al tener a Lucas en mis brazos viene una doctora a preguntarme porqué me habían inducido. Le cuento y me dice que esas condiciones NO eran suficientes para haberlo inducido. Le digo: ¿Y me lo dices ahora? O sea, que según su criterio, no deberían haberlo hecho…No entiendo nada…  

 Y otra cosa: Lucas venía con una vuelta de cordón que no se había detectado en ninguna prueba, me pregunto si esto hubiese resultado peligroso si hubiera vuelto a casa…

Hubiera, hubiese, son cosas improbables que aunque de vueltas y me pregunte mil cosas no podría responderlas. Supongo que debo dejar de hacerme tantas preguntas y disfrutar del momento. Tengo a Lucas sano conmigo y todo va bien, eso es lo que importa…

¡Aunque quería un parto natural!  😦

 

 

 

 

 

 

Jornada para bloggeras: “Mujer-parto-conciencia”

Yo siempre pensé que lo mejor que nos puede pasar como mujeres y lo más increíble es el hecho de tener un hijo…

Y casi siempre me ha parecido que muchos profesionales dejaban el corazón de lado al ponerse a estudiar científicamente…Pero afortunadamente algunos otros han descubierto el lado humano y esto es lo que me encontré el pasado sábado en un sitio estupendo al que no conocía: Centro de preparación al parto “Más Natural“.

Un lugar increíble con música relajante de fondo, una calidez y un personal que resulta difícil explicarlo con palabras.

Me invitó la periodista Gema Lendoiro, a la que conocía de hace mucho por sus artículos en ABC y su blog, (madrenohaymasqueuna) quien fue la presentadora del evento. Al fin pude conocerla en persona y me quedé encantada.

Comenzó la ponencia Cristina Núñez, matrona y directora del Centro, (www.masnatural.org) que nos hizo reflexionar sobre ¿Qué idea tiene la mujer cuando se pone de parto?

Parece que esto es determinante a la hora de parir porque si tenemos miedos o temores influirán directamente haciendo que nuestro cuerpo se cierre en vez de abrirse. Nos contó la gran trayectoria del centro y los pormenores que han tenido que pasar hasta llegar al lugar que están ahora, donde la mayoría de sociedades médicas lo avalan y recomiendan. Habló con tanta fuerza y entusiasmo que no pude evitar ir a conocerla personalmente a la hora del café. No podía perderme hacerle preguntas a una luchadora incansable.

Luego llegó el turno de Ibone Olza; psiquiatra y creadora de “El parto es Nuestro”, (www.elpartoesnuestro.es) Se dedicó al tema “Razones para un parto respetado desde la neurobiología” y nos contó que en el momento del parto hay un mecanismo neurohormonal dirigido por hormonas de la madre y del bebé y que es el peque el que naturalmente desencadena el parto cuando está listo. Por eso cuando hay un parto inducido, todo deja de ser natural, ya que la oxitocina artificial hace que la madre deje de producirla, (esta actúa sobre los receptores cerebrales; el cerebro siente una sobrecarga, cree que no necesita más y deja de producir endorfinas, que es el analgésico natural). Además, se bloquean los receptores en el útero, lo que puede producir hemorragias post partos graves.

Ahora entiendo porqué en mis 3 partos inducidos y provocados las contracciones eran tan dolorosas. Gracias a esto he comprendido que no soy yo la que tenía baja tolerancia al dolor como creía sino que por culpa de este fármaco altamente peligroso, (como lo considera la FDA, agencia federal de drogas americana) mi mente sólo se concentró en el dolor provocado.

Fue muy interesante saber que hay poco o nada de estudios centrados en esto y lo que hay está basado sobre investigaciones con ratas, (cuyos resultados son devastadores) lo cual me hace preguntarme qué secuelas produce en el cerebro del bebé, (lo que también se relacionaría con el estrés postraumático que sufre el bebé al nacer).

Y respecto a la madre parece que nos pasa un poco como a las leonas, (la que se convierte en el animal más agresivo de todos si le quitan a sus crías al nacer); las hormonas producidas hacen que haya una reacción exageradamente agresiva al separar al bebé nada más nacer, y como no podemos expresarla podría volverse contra una, produciendo sentimientos de desprecio desencadenando así una de las famosamente llamadas “depresión postparto”.

“El parto lleva a un estado alterado de conciencia, todo se percibe diferente, es un cuerpo que se convierte en dos en donde muere metafísicamente la que se era antes, ahora me convierto en madre”

“El bebé tiene niveles altísimos de hormonas de estrés al nacer, lo que lo obliga a estar sus primeras dos horas de vida totalmente despierto sintiendo AMOR. Esto queda grabado, inscripto para siempre en el niño y su madre, por eso es tan importante que no los separen al nacer”.

Luego expuso Alejandro Busto Castelli, psicólogo clínico, de Psicología Ceibe, (www.psicologiaceibe.com) quien nos habló sobre la importancia de criar con respeto y amor. Nos hizo preguntarnos ¿Dónde queremos que estén nuestros hijos?, ¿Que sean parte del cambio o que sigas perpetuando este tipo de sociedad?

Diferenció entre  el adiestramiento de la educación actual y nuestra parte más intima, el sentir emocional; la crianza con amor es no contribuir al olvido de nuestra esencia. Nuestra intuición emocional en muchos casos está castrada, hemos olvidado la sabiduría de nuestro interior.

Nuestros hijos deben tenernos como referentes desde la transparencia y la contención, que se sientan libres y capaces de influir para construir un futuro mejor, en donde decidan desde la libertad…

Después tocó el turno de Carmela Kika Baeza, médico y experta en lactancia en el Centro Raíces,(www.centroraices.com), quien hizo una exposición desde su propia historia personal, contándonos cómo había estado sacándose leche cada tres horas para alimentar a su hijo con una cardiopatía quien falleció a los 25 días de vida y le hizo comprender que más allá de una lactancia natural o artificial lo que verdaderamente importa es el tiempo compartido y que ella hubiera cambiado el tipo de lactancia sólo para poder disfrutar de más tiempo con su hijo.

Esto nos desmoronó a todas ya que lloramos a más no poder. A mí me conectó con mi propia historia de cuando perdí a mis mellizos, (https://aprendiendoaserpadres.com/2013/05/05/mi-dia-de-la-madre).

Habló de que nuestro cuerpo es como una carta de amor y la lactancia una comunión de amante/amado; de la importancia de sentirnos apoyadas y contenidas en nuestra forma de criar.

La verdad es que hizo una exposición muy práctica y emotiva, que nos llegó a todas al corazón.

A continuación llegó Azucena Caballero, co directora de la Pedagogía Blanca, (www.pedagogiablanca.com) quien nos hizo plantearnos muchas preguntas para hacernos conectar con nuestro interior, ¿qué es importante para mí?, ¿por quién deseo ser recordada?, ¿qué queremos que recuerden? desarrollando una visión a futuro, observando cuales son nuestros propósitos y desarrollando un plan de acción con objetivos concretos para lograr cada una de nuestras metas. Me gustó mucho porque nos hizo sentirnos “mujeres emponderadas”, (para lograr descubrir la fuerza que habita en nosotras y hacer que la vida de nuestros sueños se convierta en real).

La pena es que me quedé con muchísimas ganas de saber más sobre los cambios que se van produciendo en la educación con la novedosa pedagogía blanca, pero para eso siempre hay tiempo para aprender.

Y por último llegó el momento de Sara Cañamero, matrona, (www.matronamadrid.blogspot.com.es) quien habló de “El miedo al dolor en el parto”

Parece que “el dolor es inevitable pero el sufrimiento es opcional“; inclusive hasta al pensar en la palabra DOLOR se producen catecolaminas que inhiben la producción de endorfinas, por lo que deberíamos pensar en una dolencia con minúsculas, lo que permite producir la endorfina para poder mitigarlo.

Hay que conocer la causa del dolor y “lo que yo opine de mi parto tiene relación estrecha con lo que ocurra”. También hay que tener en cuenta  que hay métodos no farmacológicos para el control del dolor como la inmersión en el agua, bailar, moverse, cantar, tener apoyo continuo, etc…

Nos hicieron reflexionar que en salud el único acto sano es el parto pero los hospitales no están preparados, solo están capacitados para las problemáticas que pueden surgir. Tanto la posición habitual de la mujer al dar a luz, como la cantidad de controles que realizan antes del parto, son antinaturales y no respetan la naturaleza del cuerpo humano ni el milagro de ese instante que no debería mezclarse con elementos invasivos, sino poder respetar el momento más maravilloso en la vida de una persona con amor y de forma natural, tal como se ha hecho desde nuestros orígenes.

Al terminar las ponencias nos regalaron un set de cremas buenísimas de NAÏF que son productos para bebés ph-neutro, hipoalergénicos y testados dermatológicamente que ya probaré dentro de poco con Lucas.

¿Qué más decir? que he aprendido mucho y estoy muy agradecida, principalmente han despertado en mí hasta las ganas de investigar. Ya no tengo miedo al parto y quiero que suceda de forma NATURAL.

¡Gracias a todos y queremos más!

Y llegó el gran momento: mi parto

Voy a hablar del expulsivo, que es en sí el gran momento. Lo tengo grabado, ya que había una matrona muy maja que nos dejó inmortalizar ese instante  y me encantaría ponerlo aquí en el blog, no me da vergüenza ninguna ya que un suceso así es digno de compartir, pero por el momento y por temas de seguridad e intimidad personal me lo voy a pensar.

17/5/13, 19 hs:  Mateo nació en 5 minutos, fue impresionante. Mientras estaba saliendo, me dejaron tocarle la cabeza y fue increíble. Es una maravilla, una verdadera pasada, no hay palabras con las que se pueda contar con exactitud las sensaciones de ese momento, aunque intentaré describir lo que se me pasaba por la cabeza en esos segundos cruciales: cuando vinieron a decirme que ya había llegado el momento se te pasan mil cosas: “va a nacer mi hijo, otra vida que viene, que va a llenarlo todo con su presencia”; ¿vendrá bien?, ¿estará sano? ¿podrá salir o tendrán que hacerme cesárea?, ¿Cómo será su cara?, millones de preguntas, dudas, preocupaciones y todo mientras intentas pujar, coordinándolo con una contracción, (de la respiración ni hablar, lo haces como puedes, no recuerdas nada de las clases de preparación al parto, pero te sale bien igual). Todo se mezcla en ese instante, hay nervios, mucha emoción, sientes alivio pensando que ya ha llegado ¡al fin! el momento, un popurri de tantas cosas…mateo01

Y cuando empieza a salir, notas que una parte de tu propio cuerpo está saliendo de tí, lo sientes como algo tuyo, como que te estás partiendo en dos, y una vida está saliendo de tu interior.

El dolor, la fuerza, la tensión que sientes cuando empujas y él empieza a salir… Mi marido y la matrona diciendo ¡¡¡¡¡ahí viene, ahí viene, ahí está, ya lo veo, ya salió!!!!

Sólo tuve que empujar algunas veces, pero después él mismo me ayudaba e iba saliendo solo, para mí lo más impresionante es el momento que sale el cuerpo, porque es como que tu propio cuerpo se divide, es cuando más fuerzas tienes que hacer y son segundos de sentir que no puedes más y que te estás partiendo en pedazos para luego ver cómo lo sacan de tí y te lo ponen en tus brazos.

Fue increíble, realmente increíble, ojalá pudiera hacerles sentir lo vivido en esos instantes; porque después del dolor, de los nervios, de lo difícil de ese momento llega la paz, el sosiego, la emoción , la ternura, la alegría de tener a tu hijo en tu pecho.

Enseguida me lo pusieron encima y le hicieron las pruebas piel con piel conmigo y todo perfecto.mateo00

Mateo nació a las 16:42 hs, peso 2.975 grs y midio 47 cm.

Tuve un desgarrito de nada y solo me tuvieron que dar un punto.

Lloró poco y le costaba ponerse al pecho. En las dos horas que te dejan a solas con él no comprendía cómo podía ser tan pequeño, mi pezón no entraba en su diminuta boca, no sabía ni cómo cogerlo, parecíamos primerizos, ni siquiera me acordaba cómo había hecho con Samu, era un volver a empezar, todo otra vez, de nuevo…

Dijeron que había sido “un parto limpio” y hasta la matrona me pidió el vídeo del nacimiento. Todo estuvo muy bien y fueron encantadores con nosotros.

Ya nos sentíamos una “familia completa”, ya eramos 4, estuve muy feliz porque mi marido pudo estar conmigo en esos momentos…

Y aquí lo malo, Mateo tenía un quejido y llanto constante que preocupaba un poco y no podía prenderse a la teta, por eso después de estar 3 horas conmigo, decidieron llevarlo a revisar y dejarlo en la incubadora “unas horas” a ver que tal evolucionaba. Pero eso ya corresponde al próximo post…Este prefiero dejarlo aquí, con la emoción hecha carne vivida en esos momentos…

Cuando nace un hijo…

Encontré esto hace mucho por algún lugar que no recuerdo, lo había guardado y quería compartirlo, ya que cada vez falta menos para conocer a mi otro principito…

Al nacer… Mis oídos escucharán tus quejidos;
perdóname mamita por tus dolores.
Serán la mágica palpitación de la esperanza
Y la comunicación más íntima de nuestro amor.
¡Puja mamá, que estaré naciendo!
¡Sentiré temor!… ¡Pero no desfallezcas!
¡Puja mamita! Puja con toda tu fuerza
y con todo tu amor
Puja y puja , hasta sentir mis propios latidos
hasta que escuches el llanto de mi vida.

parto

Y cuando corten el cordón!… Estaré desvalido

Me golpearán y yo no sabré porqué

Pero habré conocido tu natural fisonomía,
nuestras miradas se habrán acariciado.
Y habré de vivir mi propia experiencia
al llegar al éxtasis de la creación
Dios me dejará disfrutar de la vida
Déjame tú mamita…
disfrutar de tus manantiales
Sacia mi hambre
con el néctar de tu cuerpo y de tu corazón.parto2
Gracias mamita por darme tu sangre,
Por hacer de tu cuerpo mi casita,
durante estos nueve meses
que no han sido fáciles para ninguno de los dos
pero dime mamita…
¿verdad que ha sido maravilloso …
…estar así tan unidos los dos?
Gracias Dios por enviarme a la vida…
Gracias mamita, por aceptar mi llegada
Y por haber sido tú… un instrumento de Dios…