Desanimada

Poco tengo hoy para contar…

Aunque las vivencias de tres peques son innumerables, yo me encuentro agotada, cansada, desanimada y en muchas ocasiones harta…

No me hacen caso, me vuelven loca todo el día,  en casa parece que pasa un tsunami a diario, los vecinos estarán a punto de poner un millón de quejas por los gritos que escuchan,  en fin, esta es mi vida ahora.

De ser buena en mi profesión he pasado a ser una mamá del montón, solo me falta salir en bata a la calle y me gradúo de desastrosa…

¡Cómo me gustaba ponerme guapa antes! Pasarme la plancha en el pelo, maquillarme, ponerme ropa que realce la figura; ahora  valoro la comodidad…

Salir me encanta, pero hacerlo con tres peques en algunos momentos puede llegar a ser un desastre. ..

Mi segunda carrera, que pocos créditos me faltan me voy inscribiendo en una o dos asignaturas anuales y hace unos días ¡¡¡me enteré que he suspendido con 4.5!!!

…No es justo,  he hecho un esfuerzo por estudiar y haber estado tan cerca me hace sentir peor.. .

En fin, hoy no es mi día.20151001_022758

Últimamente me la paso tan encerrada en casa y casi incomunicada que me dan ganas de salir corriendo…

Sigo de excedencia aunque a veces daría lo que sea por trabajar un día,  aunque sea un rato. A veces quisiera viajar, salir por ahí,  hacer cosas. ..

…Pero luego miro la carita de mis peques, que siguen siendo tan pequeños y me necesitan tanto que me digo a mí misma : “Tranquila, ya habrá tiempo “…

¿Quizás cuando me jubile? Solo faltan 28 años. .. ;o

¿Pasará rápido? Jeje je. ..

(Vale, ya dejo de quejarme, solo quería desahogarme pero sepan que aunque hoy el cansancio me gana igual soy muy feliz )…

 

Anuncios

Una perspectiva realista del día de la madre

Como todos los años, hoy es un día que me invita a reflexionar sobre el rol de ser madre pero ahora mismo me resulta muy difícil encontrar las palabras justas cuando tengo a mi bebé recién nacido, (hoy cumple una semana y prometo contar todo los detalles del parto), en el hombro izquierdo y mis otros peques liándola a cada momento.

Estos días nos hemos convertido en una familia numerosa. Dos adultos con tres peques, Samuel de casi 4 años, Mateo de casi 2 y Lucas de una semanita. Acaba de salir de mi interior para conocer el mundo, para aprender millones de cosas, para vivir una vida llena de sensaciones y emociones.

Esto es muy bonito pero no es nada fácil. La verdad que estos días en casa desde que salí del hospital han sido una locura total. Aún no puedo organizarme. Mi estado de ánimo fluctúa todo el tiempo y paso de sentirme la madre más especial del mundo a querer salir corriendo hacia cualquier sitio solo para poder respirar sin agobios, solo para poder imaginarme cómo sería dormir dos horas sin que nadie me despierte…

cansancioextremo

Ésta es la realidad, quizás sea una mezcla de depresión postparto más las enormes responsabilidades que implican ser mamá a tiempo completo de tres peques.

Por momentos me agobio con Lucas, lo escucho llorar o gritar y muchas veces no sé identificar lo que le pasa, hay cosas que he olvidado y debo volver a aprender; estoy llena de miedos y preocupaciones, pero también hay otros instantes en que huelo la piel de mi bebé, le doy un beso en esa cabecita tan blanda, lo observo y me doy cuenta que es tan indefenso, tan dependiente y tan frágil que no puedo evitar sentir una ternura infinita. Lo veo mirarme, intentar enfocar esos pequeños ojos azules en mí, mirar todo alrededor mostrando su enorme curiosidad por conocer cada rincón y cada cosa de esta nueva vida que me emociono…Y me olvido de los agobios.

En otras ocasiones veo a Mateo todo el tiempo tirando cosas, manchando cada rincón, trepándose a lugares insólitos, cayéndose y llorando a cada rato, peleando con su hermano, destruyéndole sus producciones, gritando mucho, exigiendo y… Me agota. Pero también hay otros momentos donde me dice: “te amo mamá”, se acerca y le da besos a su hermano pequeño, coge de la mano a su hermano mayor, me muestra con mil sonrisas que para él hacer lío es un juego perfecto y con esa cara de bandido y esa risa eterna me convence de lo que quiere.                               Él se ríe y todo pasa de ser un desastre a ser perfecto. Y me lo como a besos…

Y con Samu muchas veces me cansa. El tema de la comida sigue siendo una pelea constante, pretende comer lo que quiere, pelea y a veces trata mal a su hermano, todos los días se convierten en discusiones por no querer ir al cole, cuando tiene sueño se pone enormemente caprichoso e insoportable…                                      Pero hay otros momentos en donde me dice miles de palabras bonitas, me da montones de demostraciones de afecto, me alaba mucho las comidas que le gustan, coge a su hermano y se lo lleva de la mano a jugar mientras yo preparo la comida, cuida de su hermano recién nacido, es dulce, tierno, comprensivo, y con sus charlas eternas me hace olvidar de todo el cansancio que pueda sentir. Me abraza, me mira con sus ojazos azules y ya no hay agotamiento que valga, sino entrega.madre de tres

¿Y qué quiero decir con todo esto? que ser madre implica miles de responsabilidades, mucho trabajo, implicarse hasta el infinito, agotarse, cansarse, enojarse, poner límites, aprender a esperar, a escuchar y sobre todo aprender a tener enormes dosis de paciencia, pero también implica abrirse, entregarse, dejarse llevar por el infinito amor que te da un hijo; (y tres ya ni se puede expresar con palabras); permitirse reír, jugar, volver a ser un poco niño, vivenciar esos momentos increíbles que representan el nacimiento de tus hijos en donde tu cuerpo se abre para dar paso a un nuevo ser que habitaba en tu interior…

Todo lo que pueda parecer malo, el cansancio, el sueño, el hastío, todo, TODO se ve compensado con el tiempo cuando ves a tus hijos crecer, aprender, ser, convertirse en adultos…

Ser MADRE, lo más grande que me ha dado la naturaleza, el milagro de poder sentir la vida dentro y fuera.

Gracias Mamá por darme la vida, gracias hijos por convertirme en Madre…

Madre agotada…

Hola…No se si lo de hoy es un post, yo lo llamaría desahogo…

Estoy angustiada, cansada, harta, triste, sin fuerzas. Siento que estoy haciendo todo mal y que no puedo con todo, sino que todo puede conmigo.

Mis enanos hacen un lío de escándalo, (Samu es mucho más tranquilo, pero el terremoto de Mateo se la pasa liándola); por ejemplo es una hora cualquiera de una tarde cualquiera todo lo tira, rompe el sofá, golpea la tele con lo que encuentra, esparce líquidos y comidas, se acerca a la biblioteca infantil tirando todos los cuentos, luego va detrás de Samu a tirarle las filas de muñecos y construcciones que tan pacientemente hace, si estoy barriendo me esparce la basura, encuentra caramelos en lugares imposibles que estarán allí sabe Dios cuando y se los come, tiene berrinches terribles si no consigue lo que quiere, en fin…cansada

Aún toman la teta, Samu ya muy poco, sólo para conciliar el sueño, pero Mateo como por la noche apenas duerme, se despierta mil veces reclamándola a los gritos. Y como no le deje luego que me toque el pezón le da un ataque de histeria, no llora sino que grita, poniéndose de pie en la cama y levantando las manos para arriba, en una pose con una tensión exagerada, que ni siquiera puedo cogerle ni convencerle de lo duro y tenso que se pone. No se si es normal que tenga ese carácter. Recuerdo a 4 pediatras que estuvieron alrededor suyo cuando tenía dos semanas de vida y estuvo grave, que le miraban como gritaba en la incubadora y decían que no era normal que gritase de ese modo. Yo sigo sosteniendo que seguramente su comportamiento se relaciona con esos días que estuvo muy malito, por haberlo quitarlo de mis brazos y que esté en un frío hospital, (por eso debería hacerse como en otros países que le dan a la mamá una cama al lado de su bebé al estar ingresado). Estoy segura que esto lo ha marcado para siempre.

Y yo ya estoy de 34 semanas, con bastantes contracciones, algunos dolores, sin poder encontrar una postura en la cama, (aunque dormimos a los peques en sus camitas sólo aguantan una horita y se van con nosotros), así que somos 4 en la cama más mi barrigota, que en un mes se transformará en 5 en la cama y eso no puede ser porque ya es imposible dormir así.

Casi no dormimos, mi marido se va hasta mareado a trabajar, yo intento dormir siesta, pero cada vez que estoy conciliando el sueño o que me doy vuelta para estar más cómoda, Mateo se despierta y grita, están acostumbrados a dormir en contacto y Samu prácticamente todas las noches se me viene encima, arriba mío. Si me alejo se acerca y si me levanto se despierta.

NO PUEDO MÁS.

No se que va a ser de mí cuando venga Lucas. No sé como destetarlos, no se como hacer lactancia en tritándem. Ya les he dicho que cuando venga Lucas la teta es para él porque es el bebé el que hace que salga la leche, (lo cual Samu comprende pero Mateo no), en fin, creo que un día de estos me volveré loca.

¿Algún consejito? Y si no simplemente gracias por leerme, escribir es como tener un amigo a quien contarle lo que te pasa…

Sentimientos a las 25 semanas de embarazo

Buenas…Hoy me siento de una forma tan particular que quería expresarlo y compartirlo con vosotros…

No estoy muy bien y es una mezcla de sentimientos físicos y psíquicos: Físicamente estoy engordando mucho, (ya son casi 10 kilos), me veo fea, no me apetece ni arreglarme, (me he acostumbrado a ropa muy cómoda y me cuesta ponerme otra cosa), no tengo energía y todo me cuesta. Cada vez que se termina el fin de semana ya me pongo mal pensando que al día siguiente es lunes y mi marido no estará hasta las 19 hs, por lo que tengo que ocuparme sola de los peques y cada vez me cuesta más, hasta me supone un gran esfuerzo ponerme a jugar con ellos…

Psíquicamente estoy irascible, cambiante, triste, supongo que algo deprimida. Me siento muy sola, (aquí tengo muy pocas amigas y casi nunca las veo), apenas salgo de casa, (soy muy friolera y no me apetece salir cuando hace 0 grados o menos); no me gusta el invierno ni que oscurezca tan pronto, no tengo ganas de nada y también extraño mucho a mi familia, (el mes pasado estuve allí con todo el mundo y no volveré hasta diciembre por lo que es normal sentir esto), pero al estar embarazada parece que todos los sentimientos se intensifican…

¡Uy, pero que negativa estoy! Si no dan ganas ni de leer lo que escribo, pero es verdad, así estoy hoy y un blog no es sólo para contar cosas bonitas, sino que es el reflejo de mis pensamientos.

Me pregunto si esto es pasajero o un estado. Estoy preocupada porque mis niños son muy pequeños, (3 años y medio y 20 meses) y no se si podré lidiar con tres. Pienso que ser madre es el trabajo que mas responsabilidad implica, porque como lo hagas mal lo pagan tus hijos y no quiero verles infelices nunca, mucho menos por mi culpa…missoles

Hago otras actividades, (tengo yoga dos veces por semana aunque solo voy una), tengo clases una vez por semana porque este año sólo me he apuntado de una asignatura de psicología; tengo buenos proyectos e ideas pero me cuesta llevarlos a cabo y…

Escucho sonrisas en la habitación de los niños, mi marido está jugando con ellos para que pueda escribir en el blog…mifamily

En un instante me doy cuenta que más que añorar lo que no tengo debo pensar en lo que tengo y ello me da la motivación para valorar este presente.

Tengo una familia hermosa, un marido ejemplar, unos hijos maravillosos, un bebé que crece dentro de mí y me escucha, se mueve, da vueltas en mi interior mostrándome el milagro de la vida, así que ya no me quejo sino que agradezco…

Perdón por la negatividad inicial, una sonrisa de mis hijos ha sido un gran motivo por el que sentirme mucho mejor…

 

El cole a los 3 años

Hoy estoy enfadada,  triste y angustiada.  Mi hijo acaba de ir al cole llorando y eso porque mi marido le ha llevado.  Yo así no podría llevarlo. Ha empezado las clases en septiembre pero creo que hasta ahora no ha ido ni 4 días seguidos. Desde que empezó le ha costado mucho adaptarse y aún no lo ha logrado.  Jamás había ido a guardería, por lo que la adaptación debería haber sido diferente de un niño acostumbrado a ello.

Se ha cogido montones de virus que jamás había tenido y eso porque muchos padres llevan a sus hijos malitos a clases. Por lo que cada vez que estaba mal yo no le he enviado y hemos esperado su recuperación definitiva para volver a enviarlo. Ante esto, nos ha llamado algunas veces la directora para reclamar la inasistencia de Samu. Me siento perseguida y controlada, siento que tengo que dar explicaciones a una desconocida sobre la salud de mi hijo. Me ha llegado ha decir que si no tiene mucha fiebre lo envíe de todos modos, que con mocos y tos están todos los niños. ..Me parece vergonzoso,  ¿así es como cuidamos a los peques en este país?

 

Siempre supe que hasta los 6 años la enseñanza no es obligatoria y yo me he cogido una excedencia tras otra para no tener que llevar a mis hijos a la guardería pero pensaba que el sistema educativo me iba a convencer, aunque sinceramente veo lo mismo que hace 30 años atrás. ..cole

 

La sociedad no avanza si la educación sigue siendo la misma que antaño. 

 

El conductismo solo ha servido para fabricar robots humanos. 

 

Hay que educar a los niños para que sepan pensar, para que aprendan a resolver situaciones pero sin una calculadora científica. 

 

Y a los tres años hay que enseñar a aprender jugando, de otra manera es imposible, los peques se aburren, se duermen o se convierten en falsos hiperactivos, los niños de hoy son mas listos que los de antes, por lo cual necesitan que los contenidos se adecuen a la realidad cotidiana. ..

 

Estoy mal porque si fuera por mi haría homeschooling o no lo enviaría al menos hasta los 5 años, (recordemos que en paises como Finlandia la educación no es obligatoria hasta los 7 años y les pagan un sueldo a las madres para que les eduquen desde casa, será por eso que es de los pioneros en resultados académicos).

 

Pero el problema es que si no lo envío ahora no me aseguran que tengan plaza para él ni a los 4, 5 o 6 años. 

El cole que hemos elegido además que parecía algo diferente a los otros, también nos convencía por el horario, ( de 9 a 14 hs), eso era lo menos que podía acudir, sino el horario “normal” seria de 9 a 17 aproximadamente. Me parece demasiado para niños tan pequeños.

El problema está en la plaza. Como lo “normal ” aquí es que la gran mayoría empiece a los 3 años,  esos 25 niños por curso siguen a los 4,  luego a los 5, y a los 6 años,  (cuando la enseñanza se convierte en obligatoria) las plazas no aumentan sino que siguen siendo las mismas, por lo que ya no tendría sitio. Así que en este país uno está prácticamente obligado a llevar a su hijo al colegio a los 3 años.

De crianza respetuosa, qué es la que sigo y promuevo, nada.

De esperar el tiempo y maduración de cada uno imposible.

Estoy decepcionada.

¿Lo normal es que se cojan todos los virus habidos y por haber y que tenga que acostumbrarme a ver su cara triste cada mañana?

¿Lo normal y esperable en España es que convirtamos a los niños infelices?

¿Cuándo será posible otra clase de escuela?

¿Cuándo haremos un cambio radical en nuestra sociedad por el futuro de nuestros hijos?

Adaptación en el colegio

Buenas…

Seguimos con el tema del cole, Samu lleva más de dos semanas y aún no lo lleva muy bien, aunque parece resignarse en algunos momentos. Tuvimos una reunión con su profe y estuvo bien, no nos criticó ni que aún tome la teta ni que duerma con nosotros, nos dijo que para ella iba adaptándose, que lloraba un poco al principio pero luego se lo pasaba bien. Nos preguntó que pretendíamos del colegio y yo me quedé pensando en eso, le dije que me gustaría que aprenda y que se lo pase bien. Mi marido cree que es el mejor lugar para tener amigos y relacionarse; pero yo creo que todo esto también lo puede hacer en casa, en el parque, en fin…20140916_100431

Supongo que soy yo la que tiene problemas para adaptarse a la nueva situación, estamos cambiando las rutinas, los horarios y esto es duro para cualquiera; pero el peque tampoco se acostumbra a tener que madrugar todos los días. De todas formas tampoco entiendo como en España no existen diferentes turnos para acudir al cole, por ejemplo en Argentina uno puede elegir ir por la mañana o por la tarde y en educación infantil , (lo que allí se llama Jardín de infantes) no se suele acudir más de 4 horas. Me parece excesivo enviar a los pequeñitos mucho tiempo más.

Me he acercado al AMPA, (Asociación de madres y padres del cole) y tienen muchísimas actividades extraescolares para que los peques se pasen allí todo el día.  Yo entiendo la triste realidad de la NO conciliación familia-trabajo, pero ¿hay tanta necesidad de dejar a un niño tan pequeño tooooodo el santo día realizando un sinfín de actividades NO necesarias para esa edad?

Un niño de 3 años lo que necesita es a sus padres. Y también jugar. Y aprender, pero no hay porqué obsesionarse con que sepa inglés, baile, judo o la mar en coche…

Hace mucho leí que lo importante no es la cantidad de tiempo que se pase con los hijos sino la calidad pero me permito no estar de acuerdo. Hay que dedicar tiempo a nuestros hijos, todo el posible, hasta el que parezca imposible. Estamos forjando su futuro, nada menos y estar con ellos es más que importante.

Bueno, como siempre, ya me he ido por las ramas, ¡jejee!!

Volviendo al tema del cole, Samu ya ha faltado algunos días porque se ha cogido el primer virus; ¡Y nos lo ha pegado a todos! Esto es otra cosa que no puedo comprender de muchos padres. He presenciado que una compañera de Samu días antes había ido con fiebre y aún así la dejaron. Supongo que hay casos donde no queda otra alternativa porque los padres deben trabajar y no tienen con quién dejarle, quizás yo estando aún de excedencia no me he enfrentado a esta situación pero pienso que lo más importante es la salud de nuestros hijos y si hace falta mentir para protegerlos y quedarnos con ellos sería mucho mejor que enviarlo enfermo a que lo pase fatal y encima propague el virus a todos sus compañeros…

Así que aquí estoy, todavía planteándome si es necesario que vaya al cole o esperar a que sea un pelín más grande. A él le gusta, pero sale con tanto sueño que se duerme antes de llegar a casa. Trabajan por proyectos pero llevan dos semanas con el color rojo y caperucita, todas las actividades las hacen en torno a esto y para un niño de tres años esto ya se ha quedado en el tiempo. Samu sabe todos los colores, los números hasta el 15; etc, etc; y tiene una necesidad y flexibilidad para aprender que podrían darle contenidos más interesantes o al menos variados.

A ver si le empiezo a ver lo positivo de una vez, aunque mirando la carita que pone Samu en la foto no sé…

Gracias por leerme y por favor, contarme vuestras experiencias…

 

 

Cómo enseñar a un niño a hacer pis y caca…

El título de este artículo lo he escrito ¡hace un par de meses! y cuando lo hice no sabía qué escribir; estaba en blanco porque creía que iba a ser un aprendizaje muy complicado. Había leído cientos de artículos e información al respecto pero cuando lo tienes que aplicar en un niño que en ese momento se negaba rotundamente a abandonar el pañal resultaba extremadamente difícil…
Recuerdo que al cumplir los dos años, habíamos comprado lo típico: el bater pequeñito, el taburete para subirse al inodoro de mayores y el asiento reductor del wc, pero sólo jugaba con eso de vez en cuando y no mostraba indicios de querer aprender. Así pasaron los meses hasta que me di cuenta que en septiembre empieza el cole y…”debería” tener ese aprendizaje incorporado; supongo que más por exigencias sociales que por circunstancias naturales, pero así es la vida…
En el cole nos habían dicho que a esa edad lo daban como aprendido y que a pesar de que existe una sola persona que va de colegio en colegio ocupándose de cambiar a los niños, se suele utilizar lo mínimo indispensable, (inclusive en la mayoría de los colegios no existe este servicio), si ocurre suelen llamar a los padres para que vayan a cambiarles lo que implica infinidad de momentos desagradables, (pérdida de tiempo, situaciones complicadas si ambos padres trabajan, dejar al niño meado o cagado el tiempo que sea), en fin, circunstancias que evidencian la NO CONCILIACIÓN familiar-laboral-social. Así que en esta sociedad no queda otra alternativa que “adecuarse” a los tiempos exigidos. Lo “natural” parece valer para otro tipo de sociedades…
Volviendo al tema, (que como buena argentina que soy siempre me voy por las ramas) he de contar que casi un par de meses después, estoy absolutamente relajada con esto, ya que Samu lo tiene logrado a un 90%, (hace pis y caca en el inodoro y sólo le pongo pañal para dormir por la noche), lleva varios días con el pañal seco al levantarse así que ya se lo quitaré del todo, pero lo mejor es que aprenderlo sólo le llevo un par de semanas…nuevaetapa
¿Y cómo le enseñamos? Podría escribir aquí infinidad de cosas que he leído, pero eso ya lo encontrarán si buscan en internet, así que yo solo les contaré nuestra experiencia personal.
Nuestros pasos para el éxito:
1)-Comunicación: Siempre le hemos contado y explicado todo, sabemos que él entiende a su manera y que la mejor forma de hacerlo es hablando, por eso siempre le decíamos que él ya tenía edad para aprender, que ya no es un bebé como su hermano, lo lindo que es estar limpio y seco…
2)- Incentivos, (no soy conductista ni como la supernanny que aplica castigos y/o recompensas), pero entiendo que para un niño pequeño puede ser importante obtener un logro y que lo vea compensado, entonces como Samu es fanático de los muñecos de monster university, le prometimos algunos que él quería si lograba hacer caca. Además, le compré como una docena de calzoncillos con dibujos super chulos, ¡hasta le tuve que comprar uno así al padre! porque Samu decía que los de papi “eran aburridos porque no tenían dibujitos“…
3)-Figura que representa el saber: ¡jaja! no sabía como llamarlo, aquí simplemente intervino su enfermera y fue clave para el aprendizaje. Es una señora de avanzada edad y carácter muy especial, (siempre está gritando, utiliza métodos antiguos pero es muy maja) y una vez que le vio se asombró porque llevaba pañal y a los gritos le contó que tenía la suerte tener un “pitulin poderoso” con el que podía regar desde los árboles hasta todas las cosas; gestualmente le indicó cómo podía hacerlo y Samu le prestó tanta atención que luego a cada rato preguntaba: ¿cómo me decía la “doctora”?
4)-Determinación: Samu no parecía estar muy preparado, a veces mostraba algún interés, pero en cuanto le quitaba el pañal me armaba un escándalo, así que después de esperar un tiempo prudencial un día decidí quitárselo y que no hubiera vuelta atrás.
5)-Paciencia, primero para esperar hasta que nos parecía que podía ser el momento justo, (sabemos que se trata de un proceso madurativo y hasta que no estuviera preparado no tendría sentido enseñarle) y luego para saber mantenernos tranquilos frente a los episodios esperables en esta etapa, (por ejemplo que intentara redecorar la casa con sus producciones esparcidas por donde sea),jajaja; con toda seguridad les digo que prefiero mis “artes” de decoración tradicional…
5,5)-(Esto no merece un punto, por lo que le puse 0.5) Utilizar algún “argumento”: esto es alguna mentirita piadosa: Samu al principio no quería hacer pis en ningún sitio que no sea en casa, así que se aguantaba horas y horas, hasta que le dijimos que si regaba los árboles, crecían y nos hacíamos los sorprendidos mientras “les veíamos crecer”, y el peque con su mezcla de magia y fantasía tan natural de su edad se asombraba y se sentía muy importante de poder provocar ese efecto.
6)-Ponernos en su lugar, (cuando estaba estreñido, nosotros hacíamos lo mismo), para mostrarle que aunque no pudiera o le doliera, luego lo iba a lograr y se iba a sentir mejor.
7)-Quitar importancia a los fracasos y por contrapartida, darle mucha importancia a los éxitos.
8)-Hacer alguna “locura”, esto no podía faltar con los padres que tiene, (cuando le costaba tanto poder hacer caca, a su padre se le ocurrió poner los muñecos en el orinal y decirle que podía “cagar” a sus muñecos y yo le decía que no sería tan “cochino” así que para hacer locuras y llevarme la contraria lo hizo y desde ahí que lo tiene logrado, (aclaro que esto sólo fue un par de veces, jajaja).aprendiendo
También he de decir que sin planearlo, lo hemos logrado por etapas: primero en un poco más de una semana, habíamos conseguido que hiciera pis. Y luego nos pasó lo habitual en la gran mayoría de los niños: se aguantaba y retenía la caca, por lo que cuando pasó hasta una semana sin hacer fuimos a la doctora para que nos de unos polvos bastante naturales que ablandan las heces y sólo se lo hemos dado en contadas ocasiones hasta que no hizo más falta. En realidad, psicoanalíticamente hablando es en esta etapa, (2-3años) cuando al retener las heces sienten inconscientemente que pueden dominar al mundo, (sus padres), con la frustración que manifiestan al retener las heces o la gratificación al expulsarlas. La etapa anal, como se le llama, es muy importante para los niños porque se trata del primer aprendizaje consciente y el éxito o fracaso de esta fase, puede influir en su desarrollo futuro.
Como les contaba al principio, con Samu lo tenemos casi logrado. Se despierta seco, sabe que debe hacer pis antes de acostarse y al levantarse, ya no me llama cuando lo hace ni necesita que se lo recuerde, tampoco usa ya el orinal ni el taburete; se pone en puntas de pie, levanta la tapa del inodoro, hace pis, le encanta ver cómo se lo lleva el agua al tirar de la cadena y luego se lava las manos; un lujo…
¡Te felicito mi flaquito!

Y vosotras, ¿cómo lo habéis hecho?

Anteriores Entradas antiguas Siguiente Entradas recientes